Relatos del Cajón… (Pelea por la Vida – Epílogo)

Epílogo (Original)Pinguino con petróleo B

Los pichones fueron a su “casa grande” del mar. Los adultos regresaron a ella. Es su medio. Su elemento. Luego de cuarenta días, novecientas sesenta horas de vigilia atenta y dedicada, para mantener tibio el huevo; de hasta treinta y seis horas de esfuerzo por asomarse del cascarón a este nuevo mundo; de tentar a la suerte para no ser alimento de una activa banda de predadores. Luego de tres meses, once semanas, setenta y siete días, mil setecientas veintiocho horas de voraces intentos por alimentarse a su costa: el pichón de pingüino va al mar. Allí es libre, veloz…

Sin embargo un día cualquiera puede sobrevenir el fin. Un fin inesperado. Un fin con olor pestilente y pringosa adherencia. Una muerte causada por el Petróleo. Un elemento contra el cual nada puede hacer. Un absurdo telón que deja caer sobre los pingüinos la negligencia del más temible de todos los predadores conocidos: EL HOMBRE.

Lenta agonía...

Lenta agonía…

 

Epílogo – (Actualizado)

Al momento de escribir y publicar “Pelea por la Vida”, el petróleo era el más injusto y mortal enemigo de muchos seres del mar, incluidos los pingüinos.

El tiempo pasó, se trabajó sobre esa problemática, con gran esfuerzo pudo lograrse que las rutas de los petroleros llevaran nuevos rumbos, pero la terrible amenaza –aunque no desapareció- fue superada por otra: la sobrepesca.

El hambre fue uno de los principales enemigos para los pingüinos. La escasez de peces debido a la excesiva explotación, a la disminución de su masa debido a los cambios de la temperatura del mar, y las sucesivas temporadas de “El Niño” o “La Niña”, hicieron decrecer drásticamente la colonia. Los adultos debían recorrer enormes distancias en busca del esquivo y necesario alimento. Largas estadías en el mar provocaban la muerte por inanición de los pìchones.

Más de una treintena de años de estudios –liderados por la Doctora Dee Boersma de la Universidad del estado de Washington, y centros locales de investigación- aportaron luz sobre la vida de los pingüinos de Magallanes, sus ciclos, estado de la población, hábitos y costumbres…

La vivencia directa narrada en este libro puede ser hoy generosamente ampliada con precisos y rigurosos datos científicos en algunas de éstas fuentes:

http://www.globalpenguinsociety.org/

http://www.conicet.gov.ar/pinguinos-de-magallanes-embajadores-de-la-patagonia

P1030721_redimensionar B

 

Anuncios

2 pensamientos en “Relatos del Cajón… (Pelea por la Vida – Epílogo)

  1. Los dos finales son terribles, que pena me da que de los dos haya un solo culpable y es el hombre, que no cuida, que no protege, que piensa que todo será eterno. Un abrazo.

Agradezco tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s