Relatos del Cajón… (Etosha)

Un poblado “desierto”

Orix Etosha pan B

Los ojos – apenas un par de ranuras- oteaban el horizonte que se desdibujaba a la distancia engañando con acuosos espejismos. El calor seco era inclemente, aunque no agobiante como los húmedos vahos de la selva. Quemaba la piel, la resecaba como lo hacía con la arena y la sal del Parque Nacional Etosha, en Namibia, y exigía -en ese caldero- a la fauna silvestre que se adaptaba al riguroso ambiente.

Con obstinación trataba de enfocar las difusas sombras que se movían en el recalentado aire. Pese a la temprana hora la temperatura ascendía con vertiginosa rapidez. A pleno sol y con la reverberación de la salina podía alcanzar los 40 grados centígrados. Lentamente las siluetas que se acercaban iban tomando fantasmagórica forma… Era una manada de oryx –elegantes antílopes de largos y torneados cuernos- y un poco más alejados, cuatro avestruces los flanqueaban. Con paso cansino se dirigían al abrevadero para saciar su sed.

Se quitó los anteojos de sol, se restregó los ojos y los remojó con agua de la cantimplora. Hizo lo mismo con el sombrero que volvió a colocar sobre la cabeza para refrescarse. Sentado en el jeep, agradeció la sombra que le proporcionaba el techo de lona. A escasos 100 metros un Ñu –ungulado especialmente reconocido por ser uno de los protagonistas de las enormes y masivas migraciones en África- adoptaba similar conducta guareciéndose bajo la escasa aunque protectora sombre de un Mopane. Esos árboles que alcanzaban escasamente los 8 metros de altura conformaban el 80 % de la vegetación en los raleados bosquecillos.

Sombra, alivio para hombres y bestias...

Sombra, alivio para hombres y bestias…

El silencio lo rodeaba, y los secos olores a pasto, tierra y excremento animal inundaban el ambiente. Con inusitada energía una manada de impalas inició una frenética carrera y acrobáticos saltos cruzando la huella a poca distancia del vehículo. El característico gruñido o ronquido del macho de la especie, parecía acicatear a las hembras para correr en busca de un lugar seguro. Miró en dirección de donde se había iniciado la estampida y pudo ver la fugaz silueta de un leopardo deslizándose sigiloso en el alto pastizal. Al observarlo a través del teleobjetivo de la cámara comprobó que llevaba en su boca el cuerpo de una mangosta. Apenas el tiempo para una toma y ya la elusiva figura se perdió en el ralo bosquecillo.

Eterno juego entre la vida y la muerte...

Eterno juego entre la vida y la muerte…

Emotivos con la visión se dispusieron a moverse hacia otro rincón del enorme Parque Nacional. Etosha, uno de los cinco más grande Parques de África.

Los días transcurrían plenos de avistajes de fauna. En ocasiones los elefantes marchaban al paso al costado del vehículo, indiferentes a la presencia de los humanos. Se paraban a envolver con su prensil trompa las secas y escasas ramas a los costados del camino, o tomaban reconfortantes baños en las aguadas. Sus enormes huellas –distintas en cada individuo, como las huellas digitales humanas – quedaban impresas en la polvorienta senda permitiendo identificarlos.

Collage Eto 1 page

Aves insectívoras, el “Secretario”, huellas de elefante…

Mientras aguardaba en alguna aguada, el desfile de fauna era incesante. Cebras, ñus, jirafas, impalas, hienas, movedizas gallinetas de guinea, leones, se acercaba a beber. Las luces del día imprimían distintos colores al paisaje. Las fotografías agotaban tarjetas de memoria y saturaban de imágenes su “memoria”.

La sequedad del ambiente, los ojos ardientes por el polvo que erráticos vientos elevaban del reseco suelo en torbellinos, no desvanecían el deseo de ver más y más.

Diversidad y abundancia en pleno desierto...

Diversidad y abundancia en pleno desierto. Gacelas, aves, avestruces, oryx, cebras…

Etosha, para no desentonar con la impronta de imagen de desierto que Namibia ostenta, es un vergel para las criaturas silvestres que lo habitan. La temporada de lluvia puede iniciarse en octubre y se extiende hasta abril o mayo. Los cielos se cargan de negras nubes y pueden caer en torrenciales andanadas que llegan a los 400 milímetros anuales. Sin embargo poco dura el agua que cubre la dilatada superficie de la salina. El sol la evapora dejando algunos ojos de agua que sacian la sed de las criaturas silvestres durante el resto del año.

Collage Eto 5 page

Oryx, jirafas, Dik.Dik, impalas macho y hembra…

Leones en un abrevadro, jirafas en la inmensidad...

Leones en un abrevadero, jirafas en la inmensidad…

Volvía hacia el lugar de alojamiento. Las últimas luces del sol mostraban a la distancia la difusa silueta del antiguo fortín – hoy reciclado en cómodo hospedaje- que se distorsionaba en oleadas producto del calor desprendido de la tierra. No pudo sujetar la imaginación que lo llevaba a recrear en su mente la historia de esa pequeña fortaleza de blanca encaladura. En 1904 el aislado fortín fronterizo custodiado por apenas siete soldados alemanes, fue asediado y destruido tras un sitio de 24 horas por parte de 500 guerreros Owambo.

El sol imponía  su incandesente brillo buscando esconderse en tras el horizonte; una fina capa de humo -proveniente de incendios de pastizales- inundaba el ambiente tiñéndolo de rosáceos tonos sin poder opacarlo. En la distancia, poderoso, grave, gutural, el rugido de un león macho se imponía por sobre el silencio del desierto con entrecortada cadencia…

Con una agradecida sonrisa y escuchando las vitales voces de las criaturas salvajes, se acurrucó en el lecho junto a su compañera dispuesto a “soñar” con las aventuras por venir… El “poblado desierto” de Etosha auguraba aún develar más secretos.

La puesta de sol no marca el fin de la aventura...

La puesta de sol no marca el fin de la aventura…

Anuncios

Agradezco tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s