Relatos del Cajón… (Memoria sin nostalgia)

Remembranzas “Ochentosas”

“…Hay profesiones que son en realidad estados de vida… Sin nostalgias, aunque si con la esperanza de que la esencia de aquellos años perdure, comparto algunas memorias “ochentosas”…

Mudanzas, revisión de cajas archivadas, limpieza de placares, tarea fastidiosa que en ocasiones trae recuerdos… Suelen despertar una sonrisa, y la inevitable duda: “¿Lo tiro, lo guardo?…”.

Así surgieron viejos papeles, y con ellos la memoria.

Viejos papeles despiertan memorias...

Viejos papeles despiertan memorias…

Éramos menos y con menos recursos. Un posiblemente inexplicable idealismo nos movilizaba.

Disfrutamos, nos enojamos, sentimos frustración, alegrías, desencantos y victorias… Luchamos, ganamos y perdimos.

El tiempo pasó, los escenarios cambiaron, los protagonistas también. Algunos nos precedieron, otros tomaron la posta… Ciertas cosas mejoraron, otras aún aguardan. Pero la esencia, la esencia de la tarea debe perdurar más allá de las formas. Al fin y al cabo la naturaleza nos pedirá cuentas…

P1140666_redimensionar B

“… El Rastrojero de Uso Oficial asignado nunca arrancaba, pero –en general- nos llevaba a todos lados. Manejar en los caminos de ripio o en gredosas rutas luego de las lluvias hasta era parte de la “aventura cotidiana”, siempre y cuando el motor no se detuviera… Eran épocas en las que al llegar a la ciudad dejaba la camioneta con el motor funcionando y ronroneando acompasadamente, la caja cargada con bidones de combustible llenos, las compras de la quincena y hasta algún juguete de los niños, estacionada en la plaza. Sin temor nos íbamos a comer una pizza o a terminar de realizar alguna indispensable compra…”.

“… Las luces del “farol de noche” o las lámparas a querosén, iluminaban precariamente el living comedor der la vivienda. Era más sencillo que lidiar con un mañoso grupo electrógeno que se resistía a encender y tenía la inveterada costumbre de apagarse en el momento más inoportuno…”

“… La sonrisa dibujada en el rostro iluminaba la casa al relatar el reciente encuentro con un “Ñacurrutú” –posteriormente bautizado como Rafael por los niños- cobijado en el frondoso jume cerca del cañadón que permaneció buena parte de ese invierno…”

“… Desde las rocas rojas miraba a la distancia el camino –que como una delgada línea marrón entre el escaso verde de los matorrales se desdibujaba entre reverberaciones- para ver algún rastro de tierra levantada por el paso de algún vehículo que se dirigía hacia la reserva. Aliviado si nada aparecía en la distancia, aprovechaba para un rápido chapuzón en las frías y transparentes aguas “del piletón” para nadar con los pingüinos… Picos de apenas 300 visitantes por día permitían en esos tiempos instantes de privilegiada intimidad con la naturaleza…”

“… Sin juzgar ni elaborar teorías de investigación, solo observar y documentar durante tres días con Juan el comportamiento de un Elefante Mario macho que obstinadamente mataba y comía cachorros de su especie, brindó la oportunidad de intimar con las criaturas del mar. La contemplación de la naturaleza y las conversaciones hilvanadas en esas casi armónicas jornadas, ayudaron a generar algunas ideas que intentamos llevar a la práctica…”

“… ‘Como el Agua somos mansos, pero como ella –con paciencia- horadamos la piedra…’ rezaba más o menos el slogan que identificaba A.G.U.A. –la Asociación de Guardafauna- que junto a José y Juan creamos con el fin de propagar la interpretación ambiental y la defensa de las criaturas silvestres…”

P1140667_redimensionar B

“… las manos surgen como desde abajo del agua, se abren envolviendo como una copa mientras que arriba una línea como la de una gaviota en vuelo la cierra generando la idea de una cola de ballena… a los costados dos puntos semejan ojos que dan la idea de elefantes marinos. Ese es el simbolismo del escudo… Trataba de sintetizarle a Fredy para que dibujara… Reíamos, mientras a la vez el lápiz diestro garrapateaba formas y creábamos historias…”

P1140691_redimensionar-horz

Sin nostalgias… Solo memoria para el futuro.

Anuncios

Un pensamiento en “Relatos del Cajón… (Memoria sin nostalgia)

  1. En estos días tengo que ir a La Plata a autorizar estudios de mi panza, estaba pensando en ir al Museo y llevar a Julieta que le gusta mucho, y sin ningún papel me acordé cuando Empezamos a cursar alli. De los cuatro (Mónica, Cocó, José y yo) el único que terminó fue Coco, El resto cambiamos de rumbo. Que hermosa época, que lindo haber podido vivirla.

Agradezco tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s