De Viajes… (Mongolia)

Mongolia: un Legendario Imperio, una nueva República.

MONGOLIA 1080779 B C -horz

Enorme, solitaria, interminables horizontes, áspera y extrema… pero inolvidable. Así es este imperio milenario, y flamante República.

Diversa, legendaria, contrastante...

Diversa, legendaria, contrastante…

Posiblemente Mongolia sea uno de los escasos rincones del planeta donde la tierra aún no posee dueño. Pocas grandes ciudades en un gran territorio. En UlaanBataar –su capital- se mezclan una gran variedad de estilos arquitectónicos y formas de vida. La ancestral tradición nomádica se mimetiza y entrevera con culturas de diferentes partes del mundo. Altos, sofisticados y modernosos edificios de vidrio contrastan y reflejan las arquitecturas de antiguos palacios chinos, o las cuadradas y monótonas construcciones de edificios gubernamentales y de departamentos de diseño ruso. Entremezclados se destacan los omnipresentes “Gers” o “Yurtas”, la casa simple – pero eficiente-, el hogar de los nómades que perdura por centurias y continúa siendo la construcción preferida aún en las ciudades.

En las áreas urbanas el caos reina. Vehículos de toda marca y procedencia –dependiendo de que lugar del mundo provengan tienen el volante a la izquierda o a la derecha- transitan en desordenado flujo. Quizás más acostumbrados al caballo, imponen su paso con prepotencia –aunque sin enojo-. Peatones y vehículos pugnan por ganar su derecho de paso. Distinto es en la campiña; fuera de las ciudades las huellas –a veces ocasionales- marcan el camino. A los tumbos y con una dirección prefijada se avanza. Es un placer cruzar caravanas de camellos, pastores con cabras y solitarios caminantes en la taiga. Las motos y algunos vehículos 4×4 no reemplazan aún totalmente a los caballos.

Espíritu nómade...

Espíritu nómade…

Montañas, planicies, desiertos, lagos; aires de la Siberia, y del desierto, se ofrecen al viajero. La amabilidad de su gente es proverbial. Miles de años sellan la impronta de esta raza guerrera, dominante y temida, que a conocido a lo largo del tiempo el esplendor y el sojuzgamiento. Conviven hoy diferentes religiones y costumbres impuestas por dominaciones chinas, rusas y en la actualidad la penetración occidental. El futuro solo ellos lo determinará… Mientras tanto esta joven nación de dura geografía y riguroso clima –ardientes veranos y gélidos inviernos- va forjando su nueva imagen. Una imagen que subyuga al viajero…

Rostros de un imperio milenario...

Rostros de un imperio milenario…

El futuro se asienta en su pasado...

El futuro se asienta en su pasado…

Anuncios

Viajes y Fotos… (Retratos III)

Se cruzan en nuestras vidas y enriquecen cada viaje… Solo el destino unirá -fortuitamente- nuestros senderos otra vez.

Gaitero en Escocia Acordeonista en África

Gaitero en Escocia
Acordeonista en África

 

El Bolson - Patagonia Khuvsgul - Mongolia

El Bolson – Patagonia
Khuvsgul – Mongolia

Londres

Londres

 

Venderor - Feria de Pijilí - Ecuador Camellero - Desierto de Gobi - Mongolia

Venderor – Feria de Pujilí – Ecuador
Camellero – Desierto de Gobi – Mongolia

 

La Trochita - Patagonia Buceando con Lobos - Patagonia

La Trochita – Patagonia
Buceando con Lobos – Patagonia

Fotos (Mar & Desierto)

Océanos de Arena & Agua

Tengo preferencia por dos ambientes que colman mi alma.

 El desierto y el mar. ImagenImagen

Ambos poseen la mezcla necesaria de parquedad y exhuberancia.

Los dos son idénticos en sus diferencias.

Permiten a la mente perderse en ensoñaciones sin límites e imaginar las más insólitas aventuras…

Me siento cómodo en ellos.

Desierto

Su silencio me sobrecoge. Es denso, palpable, y a la vez lleno de sonidos.

La extrema sencillez de su geografía me seduce. La economía de líneas en su diseño. La parquedad del paisaje, aunque pleno de vida y saturado de extremos.

Esconde y permite a la paciencia e imaginación descubrirlo.Imagen

Mar

Sinónimos

Imagen

Amo a los dos. A uno desde que nací. Al otro desde que nació.

Hoy son uno: Sinónimos

El Mar y El -unidos en un abrazo sin fin- me hablan de insondables secretos, viajes a mundos insólitos y aventuras inauditas…

Yo los amo a los dos.

Y con el “polvo del viaje” a cuestas intento seguir el camino.

 Imagen