De Viajes… (Mongolia)

Mongolia: un Legendario Imperio, una nueva República.

MONGOLIA 1080779 B C -horz

Enorme, solitaria, interminables horizontes, áspera y extrema… pero inolvidable. Así es este imperio milenario, y flamante República.

Diversa, legendaria, contrastante...

Diversa, legendaria, contrastante…

Posiblemente Mongolia sea uno de los escasos rincones del planeta donde la tierra aún no posee dueño. Pocas grandes ciudades en un gran territorio. En UlaanBataar –su capital- se mezclan una gran variedad de estilos arquitectónicos y formas de vida. La ancestral tradición nomádica se mimetiza y entrevera con culturas de diferentes partes del mundo. Altos, sofisticados y modernosos edificios de vidrio contrastan y reflejan las arquitecturas de antiguos palacios chinos, o las cuadradas y monótonas construcciones de edificios gubernamentales y de departamentos de diseño ruso. Entremezclados se destacan los omnipresentes “Gers” o “Yurtas”, la casa simple – pero eficiente-, el hogar de los nómades que perdura por centurias y continúa siendo la construcción preferida aún en las ciudades.

En las áreas urbanas el caos reina. Vehículos de toda marca y procedencia –dependiendo de que lugar del mundo provengan tienen el volante a la izquierda o a la derecha- transitan en desordenado flujo. Quizás más acostumbrados al caballo, imponen su paso con prepotencia –aunque sin enojo-. Peatones y vehículos pugnan por ganar su derecho de paso. Distinto es en la campiña; fuera de las ciudades las huellas –a veces ocasionales- marcan el camino. A los tumbos y con una dirección prefijada se avanza. Es un placer cruzar caravanas de camellos, pastores con cabras y solitarios caminantes en la taiga. Las motos y algunos vehículos 4×4 no reemplazan aún totalmente a los caballos.

Espíritu nómade...

Espíritu nómade…

Montañas, planicies, desiertos, lagos; aires de la Siberia, y del desierto, se ofrecen al viajero. La amabilidad de su gente es proverbial. Miles de años sellan la impronta de esta raza guerrera, dominante y temida, que a conocido a lo largo del tiempo el esplendor y el sojuzgamiento. Conviven hoy diferentes religiones y costumbres impuestas por dominaciones chinas, rusas y en la actualidad la penetración occidental. El futuro solo ellos lo determinará… Mientras tanto esta joven nación de dura geografía y riguroso clima –ardientes veranos y gélidos inviernos- va forjando su nueva imagen. Una imagen que subyuga al viajero…

Rostros de un imperio milenario...

Rostros de un imperio milenario…

El futuro se asienta en su pasado...

El futuro se asienta en su pasado…

Anuncios

De Viajes… (Taiga)

TAIGA

Imagen

Taiga, su solo nombre me seduce.

Evoca aventuras, exotismo, rigores climáticos, acción, gestas de pioneros y exploradores.

El paisaje -salpicado en verano por millares de ojos de agua cristalina y gélida, y erizado de enhiestos bosques de coníferas (pinos, abetos, cedros, piceas y alerces)- deja claros donde asoman rocas pulidas por los glaciares y recónditos refugios donde no puedo dejar de imaginar la figura de Dersu Uzala.

Taiga y Dersu Uzala –el venerable protagonista de la saga de Vladimir Arseniev, llevada al cine por Akira Kurosawa- se me antojan sinónimos. Las aventuras de Dersu y El Capitán en la taiga y la estepa siberiana quedaron grabadas en mi memoria.

Mientras deambulo por los senderos de la taiga –en los territorios del noroeste canadiense- miro con atención buscando los rastros de un lobo, un alce, huellas de un oso y –esperanzadamente- la figura de Dersu deslizándose como un fantasma por esos parajes.

Allí -entre la no menos mítica estepa, al sur, y la desprovista tundra al norte- la taiga o bosque boreal extiende su intrincada y difícil geografía. En verano es una enorme extensión cubierta por grandes y pequeños lagos, unidos por ríos y terrenos anegadizos, salpicados por isletas de coníferas. Los mosquitos reinan y acosan a humanos y bestias. Durante el invierno su geografía es invadida por la nieve y el hielo, y su extensión se agiganta uniéndose con la tundra y las regiones árticas. Es entonces cuando –irónicamente- comienza ser transitada por enormes camiones transportando pesadas maquinarias y hasta pequeñas “ciudades” que crecen en la desprovista e inclemente geografía. La ruta del hielo jalona minas de diamantes, yacimientos de gas y de petróleo.

Una presencia que hubiera arrugado el semblante de Dersu.

Desde el aire veo la transición de la taiga hacia la tundra y hacia el hielo ártico.

Imagen

Cazadores, tramperos, buscadores de oro y diamantes, petroleros. Una estoica y tozuda “especie” de hombres han transitado y transitan esta peculiar geografía. En ciudades cabeceras de estas regiones – como Yelowknife, la Capital de los Diamantes- se respira un aire de “última frontera”; de espíritus libres y autosuficientes. Algunas casas bote patentizan esa intransigencia a unirse al “sistema”; mientras vivan sobre el agua no pagan impuestos.

Artico Casas bote

Pero éste tiene otras formas de digerirlos. El alcohol, la procacidad y los suicidios los flagelan.

Jóvenes mujeres Inuit vienen a estudiar a la ciudad y terminan cayendo en el alcohol, los embarazos, que resultan en niños en orfanatos o – en el mejor de los casos- criados por abuelas mientras sus madres trabajan como sirvientas o prostitutas.

La geografía condiciona. Aunque es el mismo hombre el que se somete a si mismo a la degradación.

Dersu lo vivió en carne propia, y –viejo y enfermo- regresó a la soledad de su taiga siberiana.

Así lo han hecho, y continúan haciendo, aquellos relictos de poblaciones Inuit que viven en el ártico. Recorriendo el laberinto de canales en Bathtrust Inlet pude ver en una de las islas los restos óseos de un antiguo poblador. Su calavera y algunos huesos reposaban junto a algunos herrumbrados enseres personales (un viejo calentador y un recipiente para la comida o el agua y un hermoso recipiente tallado en roca donde la grasa de foca ardía como fuente de luz y calor). Los cuerpos eran depositados en un témpano junto con algunas pertenencias y dejados a la deriva, o depositados en algún sitio alto para que los elementos y los animales dieran cuenta de él. Hoy en algunas de esas aldeas existen cementerios. El cuerpo de un niño pequeño envuelto en pieles, esperaba a la intemperie que la tierra se descongelara para ser depositado en ella. Mi asombro seguramente asombraría a los pocos habitantes de la comunidad.

Imagen

Extensas caminatas por islas y penínsulas libres de hielo en el verano ártico recompensaban los sentidos con el descubrimiento de flores de vistosos colores. Esquivos grupos de bueyes almizcleros, manadas de caribú, algún zorro ártico, bandadas de gansos y los rastros de osos pardos o su fugaz visión trotando colina arriba.

Imagen

Prehistóricas construcciones líticas daban cuenta de la presencia del hombre desde tiempos inmemoriales. Lo huidizo de la fauna nativa también.

Imagen

La experiencia en estas remotas regiones septentrionales dejó una especie de inquietud en mi espíritu.

El avión me transportaba de vuelta a la “civilización”, desandaba el camino sobrevolando los hielos árticos, descubriendo trozos de la exigente ruta de hielo sobre la tundra, adivinando caminos en la intrincada alfombra de lagos y bosques de la taiga…

Mientras disfruto del paisaje y de mis pensamientos, viene a mi mente la epopeya de otros hombres. En otras latitudes, en otros ambientes.

Imagen

Imagen