Relatos del Cajón… (Paisajes Marinos)

El mundo en la ventana

“…Se muestra monocromo y encabritado pero en otras ocasiones es amable e invita a sumergirse en él…”

Amaneciió gris y turbulento...

Amaneció gris y turbulento…

– El “mar de mi ventana” tiene sus propios humores…- se dijo mientras sorbía el primer café mañanero.

El primer día del nuevo año se mostraba gris, con blancas olas que moteaban la irregular superficie. Un cielo renegrido preñado de abultadas nubes auguraba vendavales. De a ratos rayos de luz abrían una hendija y platinaban con un brillo luminoso la plateada superficie marina.

– Hoy este mar me recuerda las tempestuosas aguas australes- rememoró.

Su mente lo llevó de viaje a memorables travesías por el Pasaje de Drake en camino a la Antártida. Enormes marejadas con olas que rompían en la proa del barco llenaban de gozo su espíritu aventurero. Pero el color acerado, los velos blancos de las olas desprendidos por el inclemente viento y las luces que se colaban entre las nubes eran lo que estaba grabado en su memoria.

Mares australes...

Mares australes…

Una leve sonrisa en el rostro reflejaba su humor, y el café se acababa…

– Se muestra monocromo y encabritado pero en otras ocasiones es amable e invita a sumergirse en él…De un azul intenso, parece en ocasiones de “humor” caribeño-.

Los "humores" cambian con los vientos...

Los “humores” cambian con los vientos…

Sentado frente a la ventana dejó que paisajes marinos de otras latitudes vinieran a su mente. Reconstruyó algunos de ellos, no eran pocos reconoció con deleite. La “personalidad del mar de su casa” reproducía similares paisajes de otros horizontes; de acuerdo al día, o al tiempo meteorológico variaba su estado de ánimo y apariencia…

Un pensamiento lo asaltó de improviso.
Dejó la taza de café y con el ceño fruncido, como queriendo descifrar su sentido, miró hacia el horizonte y se contestó sin palabras:

– Si podría recorrer el mundo mirando el mar a través de mi ventana…
Quizás un día lo haga, pero no todavía –aseveró con convicción- hay aún tiempo para seguir explorando más allá del horizonte…

P1120707 B

Anuncios

Relatos del Cajón… (Esperanza…)

Esperanza de la lluvia

Arco Iris Oleo

La lluvia refresca mi alma, la limpia. Los truenos sacuden los recuerdos, y los relámpagos ponen luz en oscuros rincones de mi conciencia.

El olor a tierra mojada, a verde y tierno pasto, penetran en mi ser y lo llenan de un perfume puro. Liviano, límpido.

Se me antoja que todo es bueno, transparente.

Pienso que el agua borrará “las oscuras manchas del mundo cotidiano”.

Traerá aquellos tiempos cuando  los hombres no temían a las tormentas, ni a los relámpagos porque no los confundía con cañones, o disparos de fusil.

Imagino que la lluvia al irse dejará un mundo nuevo, resplandeciente, tierno.

Con olor a pasto verde, a tierra mojada, a flores revividas, a fuerza, ¡a Vida!

Hoy llueve.

Vi muchas lluvias… Cada una de ellas trajo una esperanza, y cada una de ellas llevó consigo un pedacito de fe.

Las “oscuras manchas del mundo cotidiano” subsisten, perduran, se multiplican, me ahogan ¡nos ahogan!

Sin embargo, hoy llueve… quizás, mañana…