Presentacion

Foto Carlos redimen

Hay profesiones que son en realidad estados de vida.
Soy periodista (aunque no trabajo en ningún medio, en la actualidad).
Soy Guardafauna (aunque haya dejado de trabajar como tal).
Soy Fotógrafo de Naturaleza –con la amplitud que ello significa- (aunque hoy no publico ni recibo pago por ello).
Y escribo. Lo que veo, lo que vivo, lo que siento, lo que imagino…

La Ruta de la Seda

mongolia-1090136-bcd

Rostros de la Seda…

p1230331_redimensionar

Como en una enorme Babel se mezclan razas, culturas, lenguas y costumbres…Uzbekos, kirguises, tayikos, uigures, han, hui, tibetanos…

El Camino de la Seda los congregó y los congrega desde hace milenios.

Mientras las vivencias del viaje se corporizan y se transforman en relatos, algunos –solo algunos- rostros grafican la diversidad en ese mágico sendero…

rostros-sedfa-2-anigif

Ruta de la Seda (Sensaciones íntimas)

mongolia-1090136-bcd

“…Hay ciertos nombres en el planeta que inevitablemente conducen a las personas al mundo de los sueños…”(Federico Mayor-Director General de UNESCO 1987-1999)

Samarcanda no es un lugar…

Durante muchos años, si preguntaban a qué lugar en el mundo quisiera ir, la respuesta inequívoca era Samarcanda… -¿Por qué? – era el infaltable interrogante que sobrevenía. -No sé – respondía con un encogimiento de hombros. – Solo siento que algún día debo ir a Samarcanda. Lecturas sobre esas tierras, aventuras y descripciones de viajeros como Marco Polo -que leía con fervor sobre el camino de la seda- los mongoles, los hunos, los romanos, y los persas… Razas, costumbres, desiertos, montañas… Subyugado alimentaba la imaginación. Y el tiempo llegó. Samarcanda estaba al fin en la bitácora de viaje. El prolongado viaje siguiendo parte del Camino de la Seda generará crónicas y descripciones. Esta primera entrega es únicamente una impresión personal sobre un nombre que gatilló el deseo de conocer esa cautivante región del Asia Central.

Colores y olores, junto con joyas arquitectónicas se entremezclan...

Colores y olores, junto con joyas arquitectónicas se entremezclan…

Samarcanda se remonta al Siglo I AC. Es considerada la ciudad más antigua del Asia Central, tiene 2.700 años y fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001. Está ubicada en Uzbekistán, joven país de apenas 26 años.

Dada su ubicación, Samarcanda prosperó debido a estar localizada en la Ruta de la Seda entre China y Europa. Llegó a ser una de las ciudades más grandes de Asia Central. Creció, gozó del apogeo, fue dominada por árabes, turcos y persas; fue saqueada y arrasada por las hordas mongoles de Gengis Khan en el año 1222. En esa época un millón y medio de habitantes la poblaban –curiosamente una cifra similar a la de hoy-, parte de ellos sobrevivió. En el 1365 comenzó una revuelta contra las tribus mongoles. Pocos años después resurgió bajo la férrea mano de Tamerlán. Entre los siglos XIV y XV. En 1370, Tamerlan (el Cojo) decidió hacer de Samarcanda la capital de su imperio que se extendía desde India hasta Turquía. Durante 35 años construyó una nueva ciudad, poblándola con artesanos de todas las regiones que había capturado para construir los monumentos arquitectónicos que hoy -reconstruídos- la engalanan. Tamerlan se ganó fama de sabio y generoso –además de despiadado con sus enemigos- y Samarcanda brilló.

Tamerlan, guerrero, monarca y mecenas de Samarcanda...

Tamerlan, guerrero, monarca y mecenas de Samarcanda…

La historia continuó del apogeo otra vez a la decadencia, dejó de ser la capital del imperio, sucesivas invasiones la dominaron. En 1925  la región pasa a ser parte del dominio ruso volviendo Samarcanda  a ser la Capital de Uzbekistán, provincia de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas… Hasta que fue sustituida por la actual Tashkent…

A grandes rasgos la historia de esta ciudad habla de apogeo, destrucción y resurgimiento… Aunque difícilmente prepara para las sensaciones que su enigmático atractivo despierta en el viajero.

Invasiones que la destruyeron hasta los cimientos, terremotos, y el renacer...

Invasiones que la destruyeron hasta los cimientos, terremotos, y el renacer…

Los rigores climáticos se hacen sentir en Asia Central. Inviernos duros y fríos con tórridos veranos que calcinan la desértica tierra. Deambular recorrer las calles de Samarcanda – sea en las zonas más modernas y con impronta de la arquitectura rusa, o entre los palacios, madrasas y templos reconstruidos- expone a temperaturas que rayan los 40º centígrados. Las sombras de árboles o edificios son un ansiado remanso. La imaginación intenta “imaginar” los tiempos antiguos, cuando las temperaturas y el paso de las horas tenían otra dimensión. Cuando transitar por la Ruta de la Seda insumía años, además de peligros. Cuando por ejemplo un tramo de unos 450 kilómetros entre Xhiva y Bukhara –cruzando el inclemente Desierto Rojo (Kizil-Kum)- conlleva hoy unas 5 horas de viaje en un vehículo con aire acondicionado que apenas puede disimular los infernales 45º o 50º grados centígrados del exterior; y en el pasado las caravanas insumían 18 días para hacer esa distancia…

Ejemplos como este son permanentemente evocados, comparados y mensurados en la imaginación. La epopeya de aquellos tiempos adquiere entonces ribetes épicos.

Los palacios reconstruidos brillan con sus cúpulas azules contra el diáfano cielo, entre sus paredes los comerciantes ofrecen –como antaño- sus mercancías. Mercados plenos de olores, sonidos, colores, vestimentas, una cacofonía de voces, mezclan el pasado con el presente. Nuevamente las descripciones históricas documentan y los sentidos le dan otra dimensión. La sensación es casi virtual entre el pasado y el presente. Samarcanda de pronto otorga la convicción de su presencia, su sentido…

Registan, donde reposa el mausoleo de Tamerlan...

Registan, donde reposa el mausoleo de Tamerlan…

registan-page

“… Hay un nombre sobre todos ellos que convoca la imaginación, es Samarcanda. Parece que ese nombre emerge de un torbellino de claros y diversos colores, de esencias de perfumes, fabulosos palacios, cencerros de caravanas, melodías y entremezclados, inentendibles sentimientos…” Describe con precisión Federico Mayor, director General de la Unesco entre 1987 y 1999.

La impronta que dio origen a la Ruta de la Seda persiste...

La impronta que dio origen a la Ruta de la Seda persiste…

mercadom-2-page

Platos típicos (Pilaf o Plov) y especies...

Platos típicos (Pilaf o Plov) y especies…

Lo cotidiano a través de los tiempois...

Lo cotidiano a través de los tiempos…

Su gente...

Su gente…

Samarcanda como enclave principal en el Camino de la Seda conjuga misterios, aventuras, lenguas, intrigas, miserias y grandezas de culturas diferentes… uzbekos, kirguises, tayikos, uigures, han, hui, tibetanos, con raíces persas, mongoles, chinas, romanas, egipcias, rusas… Occidente y Oriente, comercio, política, poder, imperios… Todo resumido a lo largo de siglos que aún hoy posee fuerza y significación. Nombres que subyugan y acicatean la imaginación… Samarkanda, Bukhara, Khiva, Kashgar, Xian, Taskhent, Pekín, Torugart, Dunhuang, Hexi, Xiahe, Xian, Pingyao…

Mientras esos nombres y tantos otros continúen convocando, “otros Samarcanda” llamarán desde Más allá del Horizonte.

Es por eso que Samarcanda NO es solo un lugar… Es –con enorme alivio personal- una continuación…

p1220256_redimensionar-b-vert

 

 

Sueño de islas… (fotos)

Una Isla…

Desde la Cuna del mar… Millones de años de paciente construcción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una base sólida de seres vivos para para dar base a nuevas vidas…

P1200855-horz 2

Llegan los primeros colonos…

P1200673-horz 3

Se arraiga la vida…

P1210333 b-horz 4

Nuevos protagonistas se suman y prosperan…

P1200852-horz 5

Dos mundos se consolidan…

P1140838-horz 6

Desde el cielo nacen nuevas esperanzas…

P1200990 B-horz 7

La Naturaleza concreto su sueño de porfía durante millones de años… Nosotros nos sumamos recientemente. 

P1200454-horz 8

¿Seremos responsables por tanta belleza?

Relatos del Cajón…(Fragmentos)

Vuelo libre

P1140022 b

“… Miraba como el atardecer daba lentamente paso a  la noche. El rubor liliáceo iba cediendo terreno a un  cada vez más intenso índigo. El azul invadía el cielo.

Recortada contra él, la silueta de un ave marina llamó su atención.

Alas extendidas y quietas, volaba sin esfuerzo, planeaba con maestría en el quieto aire aprovechando las corrientes ascendentes que se elevaban al chocar contra el acantilado. Parecía disfrutar de ese vuelo libre y sin gastar energías.

La siguió con la mirada, con deleite y cierta envidia…

-Así me gusta transcurrir la existencia –pensó-. Sin esfuerzo, en armonía, con satisfacción…

El ave se perdió en la lejanía. Pero su pensamiento no se detuvo.

-Ideal, estado ideal… ¿Será posible eso?- se preguntó.

Meneó la cabeza y con un gesto esperanzado se dijo que sí;

-A veces sí, contados, en ocasiones efímeros instantes, pero si… Algo así como “pequeños estallidos de felicidad”- rememoró una frase escrita muchos años atrás.

-Claro que siempre sobrevienen fuertes vientos- se dijo- tormentas que ponen a prueba la fortaleza…

Como las aves muy a menudo hay que afrontar el vendaval. Instintivamente ellas lo hacen. Salgan o no airosas.

Guarecerse no siempre es una posibilidad y evadirlos tampoco. Pero luego, el placer de disfrutar esos posibles instantes de armonía y paz gratifican.

La noche ya oscura le devolvía su propia imagen reflejada en el vidrio. Vio su rostro y percibió serenidad. No había sonrisa dibujada en sus labios, pero si un fulgor brilloso en los ojos. Se sintió preparado para capear las tormentas y disfrutar con intensidad la paz de los remansos que seguramente sobrevendrían…”

Relatos del Cajón… (Fragmentos – Café)

P1130605 B b.n 1CAFÉ

“… Sorbió el primer trago de café. El sabor amargo, fuerte y caliente le dibujó instantáneamente una sonrisa. La mente evocó una descripción sobre el buen café, que su abuelo repetía incansablemente a todo aquel que estuviera cerca, cada vez que lo tomaba:

-¿Sabés porqué la palabra café? –preguntaba- CALIENTE – AMARGO – FUERTE y ESCASO explicaba con satisfacción saboreando su pocillo…

El recuerdo lo llenó de ternura y nostalgia, pero no tristeza. El Abuelo había vivido bien y a sus noventa años había decidido en paz que era tiempo de juntarse con su amada –compañera durante más de sesenta años de convivencia-  a quien extrañaba  mucho.

Envolviendo con ambas manos la taza de café – que por cierto no era Escaso en su “mug” preferido- se deleitó con el recuerdo y los buenos momentos que en general le dispensaba esa primera taza de café matinal.

Paseó su vista por la imagen del mar que la ventana le regalaba. Adentro el cálido ambiente lo mantenía confortable. Aunque afuera una leve escarcha aún se divisaba en los pocos y pinchudos pastos que crecían en el pedregoso suelo. La playa de guijarros se extendía entre dos lenguas de roca y las olas llegaban mansas a esa protegida caleta.

Tomó otro sorbo de café y nuevamente aquilató la importancia de esa primera taza… En ocasiones –pensó- aquellos instantes modelaban el “tono” ol el humor del resto de la jornada.

En la ocasión estaba en una cabaña de una remota isla muy al norte del hemisferio norte, pero esa sensación de bienestar –cuando se podía- lo había acompañado en incontables ocasiones. A bordo de un barco, sentado en la butaca de un tren viendo el raudo paisaje desfilar ante sus ojos, aguardando pacientemente en el refugio el arribo de la fauna a beber en la aguada antes que despunte el sol, la paz, el reconcentrado momento de espera en un aeropuerto sabiendo que otro destino lo aguardaría en breve… La armonía y el agradecimiento que le sobrevenía observando a través del ventanal ese otro mar, el mar de “su” casa…

Agradecido continuó disfrutando esos instantes sorbiendo el café…

-¿Vamos a navegar o no? – irrumpió Fredy sacudiendo sus pensamientos con el cascado vozarrón.

Tomó el último sorbo de café y riendo a voz en cuello, palmeó a su viejo amigo, dejó la taza en el lavabo, y agarrando la pesada campera de abrigo se dispuso a salir…

El humor del día ya había sido marcado por esa primera taza de café matinal…”

Relatos del Cajón (Helena y el Viejo Sabio)

Helena y el “Viejo Sabio” del Bosque

P1190848 B

Caminaba Helena por los senderos del bosque buscando piñas de pino y palitos para hacer el arbolito de navidad.

De pronto, apenas a unos pocos centímetros de su pié, cayó una ramita. A los pocos segundos otra a sus espaldas. Y en seguida una piña de pino rodó a un costado…

Helena se detuvo curiosa, miró para arriba, para abajo, a la derecha y a la izquierda… Nada había alrededor.

Un suave vientito le movía el cabello:

-Debe ser el viento- pensó-

Camino unos metros más, y otra vez una rama con verdes agujas de pino cayo en frente a ella, inmediatamente otra piña a un costado…

-¿ Granny, vos me está tirando ramitas y piñas? – pregunto a su abuela. -No -dijo la Granny – y después de pensar un ratito agregó- A lo mejor es el Viejo Sabio de Bosque que quiere hacerte bromas

-¿Y quien es el Viejo Sabio? – preguntó Helena

La Granny sonrió y le contó la antigua historia:

– El “Viejo Sabio” es un duende bueno que se esconde entre los árboles y cuida el bosque, las flores, y todos los animalitos que viven en él. Se esconde y no se deja ver, pero a veces se divierte llamando la atención de los niños, y si se portan bien cumpliéndole deseos…

-¿Y lo puedo ver? – preguntó ansiosa Helena…

-Mmmm, es muy difícil – dijo la granny- es pequeñito como tu muñeca, muy viejito y arrugado, con una larga barba como la de los helechos que crecen en los árboles y con la piel como la de la corteza de este enorme pino…

-Pero si lo dibujas como te lo imaginás, le pedís algunos deseos y se lo dejas en su camita de agujas de pino arriba del árbol. A lo mejor se te cumplen…

-Si también se lo voy a pedir a mi palo mágico – dijo entusiasmado levantando la gruesa caña colihue que había encontrado por el sendero… Dibujó y llevó con su mamá el mensaje para el Viejito Sabio.

-¿Y qué le vas a pedir? – preguntó la granny.

Helena frunció el ceño, apretó los labios, pensó “fuerte” y dijo:

-Que se vayan las nubes, que no llueva, que nos sentemos todos al lado del fuego, que salga la luna y que vea más flores y animalitos del bosque…

Salio el sol y brillaron las flores...

Salio el sol y brillaron las flores…

Vino la noche, apareció la luna, el fuego la iluminó, pasó Papá Noel, salió el sol, y los animalitos del bosque visitaron a Helena…

Pato Vapor Volador y zorrito refrescándose...

Pato Vapor Volador y zorrito refrescándose…

El “Viejito Sabio del Bosque” sonrió feliz.

Collage VB 4 page

Collage VB 3 page